raquelsofiamusic:

"¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE QUE TE ENSEÑÓ TU MAMÁ?" 
     Hay que atreverse a ser madre. Hay que tener “pantalones” para aceptar un trabajo a tiempo completo y sin retiro. Es muy valiente hacerse responsable de un bebé que llora y no sabes porqué, de un niñito que se pierde en Disney World, de una teenager que se muda a Miami a estudiar música, de un hombre de 40 años que se queda sin trabajo. Las madres tienen la piel gruesa, los colmillos afilados y el corazón de hierro y aman y defienden a sus pollitos hasta en los peores de los casos. Las madres saben todos nuestros secretos sin habérselos contado y sienten cuando estamos mal aunque nos separe un océano.
     Por todas sus virtudes y sus misteriosos poderes de superhéroe, decidí hacer una pequeña encuesta para celebrar el Día de las Madres. Le pregunté a varias personas “¿Qué es lo más importante que te enseñó tu mamá?” Aquí los dejo con sus respuestas, anécdotas y lecciones: 
    Obviamente me hablaron mucho de comida. Mi abuela me dijo que su mamá le enseñó a hacer el arroz con pollo que hoy nos encanta a todos. Mami nos enseño a mí y a mi hermana a hacer chili. (“Lo haces en un minutos y tienes para toda la semana.”) Aparentemente mis tías les enseñaron a mis primas a cortar un tomate y a poner la mesa y a mis primos a cocinar arroz blanco. El novio de mami me dijo que gracias a su mamá aprendió a comer lo que había: “Una vez cocinó unos espaguetis con pollo que a mí no me gustaban y me dijo ‘es lo que hay’. Como a las 11:30 p.m. la cocina estaba limpia y mi comida en la estufa y me la tuve que comer fría. Mi mamá ni se inmutó.” 
     También me hablaron mucho del amor. Es decir, no serían nuestras madres si no intentaran meter la cuchara en todas nuestras relaciones. Mi tía que nació en el Bronx, donde vivió cinco años con mi mamá y mi abuela, me dijo: “Cuando mami decía que un boyfriend no servía, no servía.” A mi me gusta imaginarme que en el Bronx, mi abuelita era como “Jenny From The Block”, pero ya ese otro cuento… La mamá de una amiga le decía: “Si amas a alguien, ámalo sin remordimiento y sin importarte lo que piense nadie más, incluyéndome a mí.” Otro amigo me contó que a los seis años su mamá le explicó qué cualidades debería buscar en sus amigos y novias. “Hay gente con plata y gente con clase. Gente bonita y gente con buena presencia y buen tipo.” Tratando de digerir la información, él le preguntó: “¿Yo tengo buen tipo?” Su mamá lo miró con toda la seriedad del mundo y le contestó “de lo mejor mi hijito.” 
    ¿Cuál fue la lección más grande que aprendiste de tu mamá? “Aprendí a a siempre decir la verdad.” “Mami me enseñó a amar la lectura.” "She always said ‘eat organic and recycle’”“Que nadie es más que tú, ni tú eres más que nadie.” “My mom taught me to be nice, but not too nice.” “Me enseñó del carácter y el valor que tenemos las mujeres.” “That if I need a hand I can find it at the end of my arm.” “A no conformare.” “A fajarme por lo que quiero.” 
     El sentimiento general es que las madres nos hacen sentir que nada está fuera de nuestro alcance si nos esforzamos lo suficiente. Mi papá me contó que fue mi abuela, una señora con maestría de NYU y años trabajando como maestra, fue la que le enseñó el valor de la educación y la importancia de estudiar en la universidad. Le pregunté a otro amigo “¿Qué fue lo más importante que aprendiste de tu mamá?”  y me contestó rápido y sin pensarlo dos veces: “Que debo hacer lo que quiero con mi vida.” Me explicó que su mamá murió de cancer a los 44 años y en su lecho de muerte le aconsejó que dejara la carrera de arquitectura que tanto odiaba y se fuera a hacer lo que le gustaba, porque en cualquier momento se podía morir. Después de esa conversación, mi amigo dejó la universidad y se mudó a Italia a estudiar fotografía. 
     Ahora, me toca a mí y aunque las lecciones son demasiadas para contar, voy a hacer el intento: 
    De mi abuela Mamá aprendí la importancia de la familia, de que nos reunamos los domingos, de que nos llamemos y nos sintamos cerca aunque estemos lejos. Mi otra abuela Mami-Toni, una “single mom” que vivió en New York y en Puerto Rico, trabajó en una fábrica de zapatos y que me dijo ayer que lo que aprendió de su mamá fue a economizar, me enseñó a trabajar durísimo y a ser generosa. Adoro a la esposa de papi, que además de darme el regalo de amar a mi papá y hacerlo feliz, me enseñó a ser feliz sin que me importe lo que piense nadie- a hacer lo que yo quiera y ya. 
     Ahora, al personaje del día, la que merece un párrafo para ella solita: Mami. Cuando yo era chiquita mi mamá paró en la calle a darle la mano a unos viejitos que se les había quedado el carro. Creo que lo hizo más de una vez. Hasta el día de hoy es incapaz de mentir o de aprovecharse de alguien y por ella yo trato de ayudar a todo el mundo y de ser justa en mis decisiones. Mi mamá tiene un PHD en Biología y le encanta ser profesora y me inspiró a ser buena estudiante y a trabajar en lo que más amo. Una vez, con toda la inocencia del mundo, le preguntó a una señora gorda que cuándo iba a parir y con esa misma inocencia nos enseñó a mi y a mi hermana a creer que todo el mundo es bueno. Pero lo más que le agradezco a mami, y mi hermana está de acuerdo, es que  nos enseñó a ser independientes. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 7 años (con mucha elegancia y discreción de hecho) y aunque mi papá siempre ha estado súper presente en mi vida, crecí en una casa con tres mujeres y siempre se me hizo evidente que no es necesario depender de una hombre para ser feliz y exitosa. De mi mamá aprendí que para estar bien, no me hace falta tener un marido que me mantenga y que puedo vivir siguiendo mis propias reglas. Mami lleva con su novio 15 años y una vez le pregunté “¿Mami, porqué no te casas con Ernesto?” Su respuesta se ha quedado conmigo siempre, porque ahí está pintada mi mamá: “¡Qué voy a ponerme yo a lavar calzoncillos de hombre en esta etapa de mi vida!”
   A todas las madres, gracias por hacernos quienes somos. Gracias por todos los consejos y las enseñanzas. Con todo el amor del mundo, de parte mía y de cada hijo que compartió su historia, les deseo un Feliz Día de las Madres. 

        
219

raquelsofiamusic:

"¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE QUE TE ENSEÑÓ TU MAMÁ?" 

     Hay que atreverse a ser madre. Hay que tener “pantalones” para aceptar un trabajo a tiempo completo y sin retiro. Es muy valiente hacerse responsable de un bebé que llora y no sabes porqué, de un niñito que se pierde en Disney World, de una teenager que se muda a Miami a estudiar música, de un hombre de 40 años que se queda sin trabajo. Las madres tienen la piel gruesa, los colmillos afilados y el corazón de hierro y aman y defienden a sus pollitos hasta en los peores de los casos. Las madres saben todos nuestros secretos sin habérselos contado y sienten cuando estamos mal aunque nos separe un océano.

     Por todas sus virtudes y sus misteriosos poderes de superhéroe, decidí hacer una pequeña encuesta para celebrar el Día de las Madres. Le pregunté a varias personas “¿Qué es lo más importante que te enseñó tu mamá?” Aquí los dejo con sus respuestas, anécdotas y lecciones: 

    Obviamente me hablaron mucho de comida. Mi abuela me dijo que su mamá le enseñó a hacer el arroz con pollo que hoy nos encanta a todos. Mami nos enseño a mí y a mi hermana a hacer chili. (“Lo haces en un minutos y tienes para toda la semana.”) Aparentemente mis tías les enseñaron a mis primas a cortar un tomate y a poner la mesa y a mis primos a cocinar arroz blanco. El novio de mami me dijo que gracias a su mamá aprendió a comer lo que había: “Una vez cocinó unos espaguetis con pollo que a mí no me gustaban y me dijo ‘es lo que hay’. Como a las 11:30 p.m. la cocina estaba limpia y mi comida en la estufa y me la tuve que comer fría. Mi mamá ni se inmutó.” 

     También me hablaron mucho del amor. Es decir, no serían nuestras madres si no intentaran meter la cuchara en todas nuestras relaciones. Mi tía que nació en el Bronx, donde vivió cinco años con mi mamá y mi abuela, me dijo: “Cuando mami decía que un boyfriend no servía, no servía.” A mi me gusta imaginarme que en el Bronx, mi abuelita era como “Jenny From The Block”, pero ya ese otro cuento… La mamá de una amiga le decía: Si amas a alguien, ámalo sin remordimiento y sin importarte lo que piense nadie más, incluyéndome a mí. Otro amigo me contó que a los seis años su mamá le explicó qué cualidades debería buscar en sus amigos y novias. “Hay gente con plata y gente con clase. Gente bonita y gente con buena presencia y buen tipo.” Tratando de digerir la información, él le preguntó: “¿Yo tengo buen tipo?” Su mamá lo miró con toda la seriedad del mundo y le contestó “de lo mejor mi hijito.” 

    ¿Cuál fue la lección más grande que aprendiste de tu mamá?Aprendí a a siempre decir la verdad.” “Mami me enseñó a amar la lectura.” "She always said ‘eat organic and recycle’Que nadie es más que tú, ni tú eres más que nadie.” “My mom taught me to be nice, but not too nice.” “Me enseñó del carácter y el valor que tenemos las mujeres.” “That if I need a hand I can find it at the end of my arm.” “A no conformare.” “A fajarme por lo que quiero.” 

     El sentimiento general es que las madres nos hacen sentir que nada está fuera de nuestro alcance si nos esforzamos lo suficiente. Mi papá me contó que fue mi abuela, una señora con maestría de NYU y años trabajando como maestra, fue la que le enseñó el valor de la educación y la importancia de estudiar en la universidad. Le pregunté a otro amigo “¿Qué fue lo más importante que aprendiste de tu mamá?”  y me contestó rápido y sin pensarlo dos veces: Que debo hacer lo que quiero con mi vida. Me explicó que su mamá murió de cancer a los 44 años y en su lecho de muerte le aconsejó que dejara la carrera de arquitectura que tanto odiaba y se fuera a hacer lo que le gustaba, porque en cualquier momento se podía morir. Después de esa conversación, mi amigo dejó la universidad y se mudó a Italia a estudiar fotografía. 

     Ahora, me toca a mí y aunque las lecciones son demasiadas para contar, voy a hacer el intento: 

    De mi abuela Mamá aprendí la importancia de la familia, de que nos reunamos los domingos, de que nos llamemos y nos sintamos cerca aunque estemos lejos. Mi otra abuela Mami-Toni, una “single mom” que vivió en New York y en Puerto Rico, trabajó en una fábrica de zapatos y que me dijo ayer que lo que aprendió de su mamá fue a economizar, me enseñó a trabajar durísimo y a ser generosa. Adoro a la esposa de papi, que además de darme el regalo de amar a mi papá y hacerlo feliz, me enseñó a ser feliz sin que me importe lo que piense nadie- a hacer lo que yo quiera y ya. 

     Ahora, al personaje del día, la que merece un párrafo para ella solita: Mami. Cuando yo era chiquita mi mamá paró en la calle a darle la mano a unos viejitos que se les había quedado el carro. Creo que lo hizo más de una vez. Hasta el día de hoy es incapaz de mentir o de aprovecharse de alguien y por ella yo trato de ayudar a todo el mundo y de ser justa en mis decisiones. Mi mamá tiene un PHD en Biología y le encanta ser profesora y me inspiró a ser buena estudiante y a trabajar en lo que más amo. Una vez, con toda la inocencia del mundo, le preguntó a una señora gorda que cuándo iba a parir y con esa misma inocencia nos enseñó a mi y a mi hermana a creer que todo el mundo es bueno. Pero lo más que le agradezco a mami, y mi hermana está de acuerdo, es que  nos enseñó a ser independientes. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 7 años (con mucha elegancia y discreción de hecho) y aunque mi papá siempre ha estado súper presente en mi vida, crecí en una casa con tres mujeres y siempre se me hizo evidente que no es necesario depender de una hombre para ser feliz y exitosa. De mi mamá aprendí que para estar bien, no me hace falta tener un marido que me mantenga y que puedo vivir siguiendo mis propias reglas. Mami lleva con su novio 15 años y una vez le pregunté “¿Mami, porqué no te casas con Ernesto?” Su respuesta se ha quedado conmigo siempre, porque ahí está pintada mi mamá: ¡Qué voy a ponerme yo a lavar calzoncillos de hombre en esta etapa de mi vida!

   A todas las madres, gracias por hacernos quienes somos. Gracias por todos los consejos y las enseñanzas. Con todo el amor del mundo, de parte mía y de cada hijo que compartió su historia, les deseo un Feliz Día de las Madres. 

        

Al amor de mi vida

  • He escrito de amores pasados, sobre amores presentes y sobre esos que con ilusión espero en el futuro. He escrito de amores imposibles, de esos que navegan en mi mente en un sueño bañado en fantasía y tragedia, sobre esos amores que por temor a perderlo todo se acobardan y se quedan mudos. He escrito sobre amores pasajeros y fugases que terminan antes de empezar, sobre esos amores que duelen en lo mas profundo de nuestro ser y parten el alma en dos. Mis palabras han adornado el desamor y esa soledad penetrante que causa su ausencia, han vestido de romance y capturado la esencia de ese amor emocional, efímero y fugaz. Sobre cada uno de ellos y mas he escrito. Pero ninguno de ellos se compara con el amor que te tengo a ti.
  • Si, hoy quiero que el mundo se entere sobre el amor que tenemos tú y yo, desde hace mucho tiempo. Hoy quiero escribir sobre ese amor verdadero, ese amor que no tiene tiempo ni lugar, ese amor incondicional y puro. Sobre ese amor que se produjo a primera vista entre tú y yo, y que aún sin vernos sentíamos la presencia del otro. Sobre ese amor que ha traspasado todo lo escrito y preestablecido por el hombre. Ese amor que ha estado conmigo en esas rachas de fortuna, y que ha permanecido a mi lado aun en medio de los momentos mas tormentosos de mi vida. Si, hoy quiero escribirle y dedicarle mis letras a ese amor inmortal, ese que aun si faltara uno de los dos en la vida del otro, seguiría creciendo ese amor por la trascendencia del tiempo. Un amor puro, perfecto y bueno. De esa clase de amor que puedo llamar sublime, y aún lo hago con temor a no ser suficiente para describir el proceder de tan hermoso amor y tan bello ser.
  • Si, hoy te escribo a ti, quien me enseño el amor por los libros, el amor a las letras. A ti, que crees en mi y en mis sueños utópicos de escritor, que me amas a pesar de todo y a consecuencia de nada. Que ves arte en cada cosa que pinto, escribo y hago. A ti, que has estado a mi lado aun cuando el aire no me es suficiente, que me has visto llorar y ha sabido hacer lo correcto siempre. Y sé que hoy mis letras no serán suficiente para describirte, para expresar mi amor por ti; y que aún mi misma vida, no me alcanzara para demostrarte el amor que siento hacia ti. Hoy mis letras son tuyas, están dedicadas a ti, mi amor eterno, mi amor de ensueño, mi amor inmortal, mi amor puro, mi amor verdadero… amor de madre.
  • Te amo madre, y siempre lo haré.
  • oskr9424:

    Nunca falta Tumblr dandome en el lugar y momento indicado :)

    red-paintedwrists:

b&w blog- follow me I’ll follow back x
    893

    red-paintedwrists:

    b&w blog- follow me I’ll follow back x

    0ur-shadows:

    soy-combatiente:

    lapolloywea:

    la mejor foto que eh visto en tambler.

    Es hermoso♥

    con esta foto me dieron ganas de llorar:c

    conchetumadre.